martes, 5 de marzo de 2019

Alegórica

ALEGÓRICA

Antonio Baeza Henríquez, E. B.



Se extiende una línea desde el centro de un círculo hacia un descampado blanco situado hacia el norte, un norte claramente arbitrario que debe permanecer así debido a la imposibilidad práctica de predecir la orientación espacial de una hoja de papel física o imaginaria que intente hacer boceto de lo aquí expresado.

Comienza esto nuevamente.


Puentes sobre el mar de aceite

Se extiende una línea desde el centro de un círculo hacia un descampado blanco situado hacia un arbitrario norte. Mediante dos pasos niveles, dos carreteras de sentido cruzan por debajo de la línea antes nombrada desde el oeste respecto a tal norte arbitrario. Su curva hacia la izquierda -hacia la derecha, desde la perspectiva de su propio avance, cual si fuera tren con maquinista- la redirige hacia mis ojos. Mi pupila es la entrada a este túnel infinito que recorre mis entrañas y que, si bien tiene salidas, pocas señalizaciones ostenta en su estado actual de desarrollo. Las carreteras, alejándose de mis ojos, van girándose hacia allá en torno a su eje longitudinal, aquel que parte a cada una en dos caminos más delgados de igual distancia recorrida. Si hago zoom, veo que tales carreteras luego se enredan en una densa maraña que va formando una ciudad con forma irregular, muy similar a un rollo de película fuera de su carrete o a un papel higiénico asaltado por un gato. Bajo las líneas iniciales y estas carreteras, un mar de azul aceitoso, opaco y gelatinoso, deja ver esferas color rosa flotando como boyas sobre él. Estas boyas delimitan, quizás, dos o más dominios que, al necesitar límite, implican el encapsulamiento de un conflicto que, de desatarse, destriparía a cuánto ser consciente no recorra sin precaución ni prudencia los laberintos formados por los hilos de estas boyas.


La colina del quiebre del espacio

Hacia la derecha de mi visión -de hecho, debo girar mi cuello para configurar esta escena- brilla con ácida luz blanca el abrupto fin del mar en una recta que da paso a una colina plana de blanco inmaculado que es una nada con pendiente, una inexistencia en la cual podemos resbalarnos, un tobogán que, a primera vista, nos lleva a un refrescante -y viscoso- piquero en las aguas lentas. Veo un viajero tirándose. Mis ojos se equivocaron. Poco antes de llegar al agua, el arrojado sujeto se ha desintegrado. Vi su sangre teñir el agua y la colina blanca. Ambas facciones físicas de la distorsión fueron pintadas por un rojo incluso más intenso que el de la sangre común. Me atrevería a decir que se trata del verdadero y oficial color rojo, la frecuencia más baja del espectro visible para nuestros limitados y soberbios ojos. Algo del tiempo-espacio-realidad-existencia se quiebra inevitablemente y sin duda en aquel límite donde yacen los granos del finado. No encuentran mis ojos forma alguna de enfocar esa zona sin que alguna de sus partes se vea borrosa. Se ve como una geometría imposible de captar y procesar íntegramente con el estado actual de la visión binocular humana. Tendré que inventar una forma de ir a recorrer por allá sin morir, ojalá.


El jardín de timbres que nace de la sangre

De la sangre no brota desazón sino que flores multicolores. Es impresionante lo fácil que resulta escribir "flores" y enseguida "multicolores", dada la rima que sugiere encadenamiento de sentidos. Veo que voy tejiendo un mapa; no es más que cartografía esto de la escritura descriptiva. Hace años que abandoné las ideas constructivistas; con todo lo que he hablado y escrito, varios universos ya deberían estar disponibles para los desposeídos y suficiente cáñamo habría para disfrutar, sin escasez. Precisamente, este jardín de flores nacidas de la sangre de una violenta muerte -¿violenta?- no es creado por mí sino que aparece ya existente ante mi débil experiencia, aquella que está arrojada en un prado esperando el tiempo preciso para volver a ponerse de pie. Mi rostro quiere oler tales flores y, para eso, extiendo de a poco mi cuello y me enredo bajo la línea inicial que nació del círculo matriz. Doy caprichosas vueltas a las carreteras que se dirigen hacia la maraña. Giro a la derecha y mi rostro llega a la escena. El cuerpo de este esquiador -ahora, de cerca, veo que es esquiador- está dividido en pedazos de tamaño similar. Parece un jarrón quebrado, inmediatamente congelado en esta nieve que, a propósito, no es nieve sino nada. Mi cara, de hecho, se escarcha en la nada a partir de que en esa nada tampoco hay calor. Ni frio ¿O el frío es la ausencia de calor simplemente y por tanto no existe a pesar de ser nombrado? ¿Puede acaso no existir lo nombrado? Hay frío en esta nada, aunque quizás el frío viene del origen de este cuerpo muerto. Huelo las flores, que presentan formas tan variadas en sus pétalos como triángulos, óvalos, formas tradicionales de pétalos, ramas fractalizadas y diamantes de naipe. Presentan una fragancia común que es mezcla de las particulares y cuyo crisol es visible en el aire: Timbres brotan de los pétalos y de las hojas altas de los tallos. Esos timbres chocan entre ellos y se deshacen dando lugar a alambres muy delgados e incoloros que caen al blanco de la nada a desaparecer. La pared de esta nada, lienzo de la sangre y base terrosa de las flores, parece existir sólo para mis oídos y mis ojos, pues toco y toco y sólo vacío siento. Mi cara está encima de las flores y los timbres secretados por ellas me besan. Colisionan con mi cara y la tiñen de sensaciones que podría resumir como "dulces" y "quemantes". En un ánimo juguetón, he soplado los timbres. Repentina y violentamente, dos planos se disgregan en donde yo estoy. Uno de ellos se lleva mi cabeza a una velocidad cercana de la luz. Tanta fue la rapidez que el grito de mi miedo aún se quedó en esa escena que ahora está tan lejos de mis narices.


El andamio 

Mi cabeza ha amanecido en una jungla muy húmeda que muestra longaniza colgando de distintas vigas dispuestas formando equis y repitiéndose en distintos niveles hacia arriba en un andamio construido quizás para dibujar la obra que es posible mirar desde mi posición y que se encuentra aún en proceso en un techo de hoja de bloc y colores materializados en acuarela. Huelo las longanizas y busco algún sartén en esta escena, pues quisiera freír esos embutidos en el aceite verdoso que veo brotar de hojas pequeñas dispuestas como cerco de ligustrina formando un corral hexagonal que me encierra a mí, a dos ciervos rayados con spray y a un policía polaco sin brazos ni piernas que llora mientras aspira con su nariz los restos de barras de tiza que yacen junto a un inmenso pizarrón de escuela de campo que cuelga de una de las aristas del andamio y que, por cierto, también da cobijo en su travesaño superior a algunas longanizas. Cuando me tomo la cara, percibo que su consistencia se ha vuelto similar a la de la plasticina. Me he sacado un pedazo de mejilla y he moldeado un cigarro que he prendido con el fuego salido de la pistola que ha asesinado al policía polaco y que flota cual si algún ser invisible hubiera acudido a la solicitud de piedad del personaje amargado. Le he pedido a los dos ciervos que se ubiquen cada uno a mi lado. Tomé el cuerpo del difunto policía sin extremidades y lo llevé junto a mí al centro geométrico de la base de los andamios. Un escudo de una nación inexistente, ya derrotada por los crueles imperios del lado infernal de la imaginación, se constituye por la imagen de mi cuerpo de plasticina que cuenta con 37 brazos moldeados con los que abrazo hasta engullir, cual fagocitosis, el ya relajado y siempre digno cadáver de este otrora guardián de la ley que probablemente llegó a este lugar investigando la muerte del esquiador. Los ciervos se han posado fotogénicamente. La pistola se ha evaporado; de las pocas gotas que se condensan y caen ha brotado una flor de cala de cuyos pistilos salen cuellos y cabezas de gansos que comienzan a entonar canciones que van agregando miel como revestimiento de los palos del gran andamio.




viernes, 1 de febrero de 2019

Inspecciones

INSPECCIONES

Antonio Baeza Henríquez, E. B. 




Temuco, tarde noche de martes


Ríos de silencio inmaterial, calmas posadas en lodo
barro lagrimal que contiene taninos y sales de lumbre
¿A qué se refieren los chonchones que merodean en el alma
cuando insisten en entonar armonías de severa disonancia
dispuestas en sucesiones temporales caóticas de difícil predicción?

¿Cuántos vidrios he roto sin percatarme de que no eran aire,
sino ventanas de quienes miran el jardín que estoy podando
desde una cabaña interior con vidrio polarizado en blanco y negro?
Hay tardes que tienen sabor a derrota y a la decepción del hincha
fanáticos inmateriales de camiseta robada y cánticos hostiles

Pasan las últimas carretas por un amargo Temuco teñido de barras y estrellas
Do los viejos, reserva añeja de despensa y melancolía, cruzan cortos túneles
El bajo Niágara cobija pedazos de relatos de rodillas castigadas en poroto
Los matorrales reciben mi orina fuera del arco inquisitorio del ojo negro
del ojo verde y del moreno que olvida exponer a luz el iris y la cara

¿A qué me puedo referir si el silencio y la soledad habían sido esperados?
Los violentos y los sabios riman en cascada con los vientos y los labios
las formas de transcurso ya no abren mucho paso a los falsos infiernos
la vejez de la arruga de la papa es alegórica, pero remueve mis sienes
por los puentes cortados de irremediable fractura y furgón olvidado

Tan lejana y agreste es la distancia recorrida desde la comarca del recuerdo
Lejos, en el torrente del tiempo, quedan tales casas de vino y lagaña
¿Cuántos eones más esperarán los caudillos de ojos afilados e incrédulos?
¿Cuándo darán otra vuelta los ciclos desconocidos, para captar su treta?
Las formas nos abrazan y los hilos nos sostienen; la brisa pasa

Alto matiz de castaños, Temuco; no hay palabra que fluya, Peumuco
Algo de agujas tiene el manto que cae sobre el cerro cuando el día duerme
Penas y estéticas que son conductos directos que, sobre paradoja,
nos conectan con pasados lejanos enterrados cual si nunca hubieran pasado
mientras el árbol del futuro ondea en caos y da sombra a mi silencio
vivo e inerte, débil y fuerte, voz y barranco, claroscuro y misterio/



Santiago de Chile, mediodía de miércoles


De complejos arrabales entrega carne la sustancia
cuántos jugos no han de presentar, de distintos modos
ríos de placer sobre los cuerpos del deseo
de la carne quemada y también la aceitada

Se llora y se muere tantas veces el demonio psicosee;
los temblores del alma son vastos y por él fueron donados
como mitad de Dios que es, en sí, el cola-flecha
Da como sublime presente a los hombres la histeria

Soñamos con penas e iras pues la pineal puede reproducirlas
porque las entiende, las soporta, es parte de su formato nativo
La pena y la ira son santas, canonizadas en agrio secreto
La pena y la ira se aguantan, porque nutren desde el Cielo

Y miren cómo parezco cura del siglo XV escribiendo estas mierdas
Quizás debiera disfrazarme de algún éxito de ventas de Anagrama
No me sale mucho; quizá algunos viajamos varios siglos para vernos
En un boliche sangrando versos con otras bestias exiliadas en el tiempo

Y no fui cura, mierda, porque me gustan demasiado las mujeres
Y no quise verme empalado en granjas conservadoras ¡Bañadas en comida!
Pensé en la vida contemplativa, pero nunca acepté la validez del celibato
Pensé en eso porque lo sagrado es llama de vida, en hebreo o en indiano

Hábitos de austeridad, de compasión; ¿Acaso se reservan al monje?
Vivo como un monje en esta ciudad, aunque sí tengo vida en pareja
Y vivo con muchas comodidades que otras personas no gozan
Vivo precarizado, absolutamente, con ropa vieja y zapatos rotos

La música; Licor para los comensales de soleado y nublado día
Cuántos recorridos por sus cuerdas lleva como llagas esta guitarra
Hay que cambiarle cuerdas ya, porque se puso destemplá
Quiero que vuelva su trino, armónicos tiernos que ha de silbar

Que ha de silbar, ay sí/ Segunda vez que me pasa lo mismo escribiendo
Heridas de cueca; hay que releer "Evento con Sospecha de Poesía"
Sea este un verso túnel, una vinagrera cual estación de combinación
Aquí puede decidirse seguir leyendo o pasar al poema mostrado

La fragmentación. División de caminos, para siempre imborrable hito
La ruta ya se bifurcó una vez; aunque se una de nuevo, historia quedará
Hubo un cisma ideológico que dividió a los pueblos escriturales
Que subyacen como vida de estas líneas; ni usted ni yo somos neutrales

Neutrales jamás, aunque como niños avergonzados hacemos diplomacia
Suele pasar que somos primero choros y después por algo se pone la cara
Pongamos entonces la otra mejilla junto a los dos cachetes del culo
y volvamos a ser nuevamente choros, en un uroboros, siempre choros






sábado, 26 de enero de 2019

El Templo del Parque

EL TEMPLO DEL PARQUE

Antonio Baeza Henríquez, E. B. 



Proyéctese construir un templo en la magna Villarrica que resultará -sobreponiéndose a la crueldad de los procesos de degradación histórica- de la inminente urbanización que convertirá predios en villas, cabañas en torres y bosques en parques.

El templo ha de tener un techo cuadrado en pirámide, construido de tejas, sostenido sobre cuatro pilares gruesos de madera que han de estar empalados formando un cuadrado perfecto de 25 metros en la medida de su lado. Su base es un jardín de flores bajas; se ha de procurar que la altura mayor no supere los 10 centímetros respecto al nivel de la tierra. El pasto es su superficie predeterminada; dibujados entre pasillos de prado florecerán los bajos y variados colores de sus jardines. 

Los pasillos de pasto recorren las aristas exteriores del cuadrado y las dos diagonales. En el centro, un pasillo con forma de anillo encierra el jardín central, pérgola cuyo núcleo es una maqueta a escala del mismo templo que contiene, bajo su pequeño techo, un prisma piramidal que indica y simboliza la replicación de otros templos a escala hacia lo ínfimo. A mitad de camino por cada diagonal hacia el jardín central, un círculo de pasto recibirá a meditabundos y cansados. Cuatro caminos diagonales hacia el centro; cuatro círculos de pasto.

Allí, guareciéndose del sol y de la lluvia, la contemplación contará con una sede en el profano paraíso. Erigir este templo será bueno si ocurre ello en la colina que baja desde el sector Los Volcanes hacia la carretera que va a Pucón bordeando el lago Villarrica o Mayolafkén; necesario será, además, que tal colina sea área verde enriquecida y llamada Parque del Templo, al mismo tiempo en que el templo tendrá el nombre de Templo del Parque.

Disponer de dieciséis artistas marciales que cuiden el templo, con grupos de cuatro que se posicionen ocupando las esquinas, con turnos de seis horas cada cuadrilla. Que se les pague bien y se les salude con amable reverencia siempre, sin excepción.

lunes, 27 de agosto de 2018

Mutual

MUTUAL 

Antonio Baeza Henríquez, E. B.



Predicar, no practicar, aunque platicar
siempre con la espuma ardiendo en fiebre
Escondiendo penas en las palabras
Escondiendo heridas en buenas intenciones
cuando la diplomacia se vuelve cárcel del dolor

En la Mutual me hicieron ver lo que negaba
en la Mutual recuperaron el cadáver de mis rabias
¿Cuántas veces traté de hacerlo bien?
¿Cuántas veces fui tan huraño con mi propio ser?
¿Cuántas veces negué insensiblemente mi padecer?

Vengan a mí, arreboles de otros horizontes
Quiero ser aquel que nacía bajo el amable fuego
del sol que vuelve tras las bufandas y los venenos
Tragué veneno, acepté la injusticia, hice caso a Bielsa
Hoy quiero permitirme liberar mi garganta y mi pecho

No riman estas mierdas; si quiere eso, lea a Quevedo

jueves, 22 de marzo de 2018

Depósito

DEPÓSITO

Antonio Baeza H., E. B., 2018



Postes oxidados, háblenme de historia
Besen las copas de los árboles
Vístanse de cielo, cuiden a los niños
Que juegan al balón en el cemento quebrado
A uno de ustedes les pesa una bandera
Como velo de novia de nupcias obligadas
El sol resalta en ustedes el color
Que combina con mis recuerdos
¿Qué ocultan las marañas secas?
Imposible no hallarme a mí mismo allí
Sentado cuando niño junto a las botas
Brotando del depósito de recuerdos

Nace el poema como jugarreta estética
Termina en dulce tragedia mirando
Hacia el precipicio de lo sensible
Hacia el abismo de lo que muere
Hacia las tumbas de mis miradas
Hacia las faldas de un cielo inexistente

jueves, 2 de noviembre de 2017

lunes, 23 de octubre de 2017

¿Qué se sueña cuando se sueña?

¿QUÉ SE SUEÑA CUANDO SE SUEÑA?

José Ángel Hogas, E. B. 
Extracto de Refracto de Luna, 2017



Yo estuve dispuesto a callar el hondo sentido de la fe
Cuando me lo preguntaron
Tenía una espina de pared clavada de lado a lado
En el techo
Hacia lo más alto
Un embrujo
Letras del corazón.
Por eso escribí…
Porque se sueña cuando se sueña,
Y amparado por dos grillos
Muchas lunas
Muchas noches mustias
Muchas dudas…
Fui un ave a veces que vuela en sentido contrario
Y fantasmeé.
Fui un amigo de mis enemigos
Y desperté,
Pierde cuidado.
Lo que se sueña cuando se sueña,
Eres tú,
Un pasado que no ha pasado,
Un presente que es eminente
Y todas las heridas abiertas
Serán selladas
Antes que salga el sol.